Oportunidad de Amar

Escrito por Julie | Come Awake Writing Team
Traducido por Benjamín D. Knott

A veces me siento superada por las necesidades que veo alrededor mío. Pienso que las pequeñas cosas que hago jamás podrán tener un efecto en el esquema global de las cosas. Sin embargo, Madre Teresa dijo lo siguiente:

“Si no puedes alimentar a 100 personas,
alimenta sólo a una.”

Aunque podamos hablar del amor, predicar sermones acerca del amor, recitar versículos de memoria que hablan del amor, incluso anhelar amar, creo que la idea básica es ésta:

La mejor manera de aprender el camino del amor es
Vivirlo,
Probarlo,
Hacerlo,
Arriesgarlo.

Atrévete a entrar en la vida de otro, y permite que entre en la tuya.

Jesús nos enseñó que lo importante son las personas. Nos dio ejemplo de cómo servir, detenernos a ayudar, curar heridas, mirarle a alguien a los ojos y recordarle su valor incalculable. Con frecuencia, espiritualizamos demasiado  los problemas relacionados con la pobreza y la injusticia, y los convertimos rápidamente en discusiones teológicas o políticas más que en acciones prácticas.

Quizá necesitemos hacer autocrítica.

Los c ristianos y las iglesias nos esforzamos mucho en ofrecer programas entretenidos, en organizar eventos, e intentar tener lugares cómodos en donde reunirnos y así atraer a otros al Evangelio. Jesús, al contrario, nos llama a lo insignificante. Comparó nuestro impacto al de la semilla de mostaza, o al efecto de la levadura en la masa, lentamente fermentando este mundo con amor.

Seamos honestos: ninguno de nosotros cambiará el mundo entero, pero sí podemos impactar el mundo particular de los que tenemos alrededor nuestro. En su libro Just Courage, Gary Haugen nos dice:

“Él nos invita a todos a embarcar en Su gran y costosa expedición de transformación en el mundo, pero es necesario responder. ¿Vamos con El, o nos quedamos atrás? Jesús nos invita y nos presiona a actuar incesantemente. ¿Qué vamos a hacer? Personalmente, estoy mucho más interesado en contarle a Jesús y a otros lo que creo, pero Jesús (y el mundo que me observa) sabe que lo que verdaderamente creo quedará manifiesto en lo que decida hacer.”

A MENUDO LAS COSAS MÁS SIGNIFICANTES
QUE PODEMOS HACER PARA CAMBIAR EL MUNDO
SE REDUCEN A COMO DECIDIMOS VIVIR EL DÍA A DÍA

Al tiempo que nos esforzamos en hacer grandes cosas por Jesús, no nos olvidemos de ofrecer amistad, de amar y de servir a los que viven en nuestros vecindarios. El impacto se crea a partir de nuestras familias, nuestras comunidades – a partir de aquellos que caen naturalmente dentro de los márgenes de nuestras propias vidas.

Nunca olvidemos que es mejor ayudar a uno que a ninguno; que hacer algo, por poco que sea, es mejor que no hacer nada. El mundo alrededor nuestro está lleno de personas a las que Dios ama. Y la única forma en la que podrán conocer ese amor es si alguien se lo demuestra.

Este es nuestro llamamiento a actuar.

“¿De qué sirve, hermanos míos, si alguno dice que tiene fe, pero no tiene obras? ¿Acaso puede esa fe salvarlo? Si un hermano o una hermana no tienen ropa y carecen del sustento diario, y uno de vosotros les dice: Id en paz, calentaos y saciaos, pero no les dais lo necesario para su cuerpo, ¿de qué sirve? Así también la fe por sí misma, si no tiene obras, está muerta.”Santiago 2:14-17 (LBLA)


Haga clic aquí para ver el artículo original en inglés.
Click here to view the original article in English.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s