Chafar ó Tolerar

Escrito por Autor Invitado, Marci Ramirez | Guest Author
Traducido por BENJAMÍN D. KNOTT

Los cuadros vívidos que pinta Salomón describiendo las cosas que ocurren en la vida me han sido de mucha ayuda. Uno de ellos está en Eclesiastés 10:1 (LBLA):

“Las moscas muertas hacen que el ungüento del perfumista dé mal olor; un poco de insensatez pesa más que la sabiduría y el honor.”

A primera vista, parece un poco abstracto. ¿Qué tendrán que ver con nosotros, gente del 2017, el perfume y los bichos muertos? Estas palabras escritas hace tanto tiempo, hoy tienen mucho que decirnos acerca de esforzarnos por avanzar, en lugar de simplemente sobrevivir.

¡Imagina esto! La decepción dibujada en la cara de un perfumista tras observar tres o cuatro moscas inertes flotando en lo que había sido su obra maestra. Parece exagerado creer que unas cuantas moscas puedan estropear todo un frasco de perfume, ¿no? Lo cierto es que esto ilustra una realidad que vemos a menudo en nuestras propias vidas.

Cada día nos incordian miles de “moscas;” cada una de ellas introduce una idea en nuestra mente…

Imagina cómo sería si..
¿No crees que eso sería divertido?
Simplemente pruébalo – ¡no pasa nada!

Cada “mosca” nos presenta una idea que no hemos explorado todavía. Nos despierta la imaginación y luego desaparece, dejándonos con nuestra curiosidad y con la posibilidad de hacerla realidad.

Nos presenta dos opciones:

CHAFARLO o TOLERARLO.

2 Corintios 10:4-5 nos anima a cautivar cada uno de nuestros pensamientos, con el propósito de transformar nuestra mente en algo que obedece a Cristo. ¿Suena fácil?

Cada pensamiento cautivo… es mucho trabajo.

¿Vale la pena el tiempo, la energía, el esfuerzo?

Pensemos por un momento en el perfumista. Mira la exasperación dibujada en su cara. Ha invertido horas incontables en perfeccionar ese perfume, sólo para encontrarse al día siguiente  con un olor horrible. Trabajó incansablemente para crear una fragancia, un olor agradable y atractivo, y sin embargo, su mezcla ahora huele a podredumbre y descomposición. El perfume ya no sirve para nada. Había sido creado para que otros vieran la maestría y el arte del perfumista.

¿Qué crees que pensará nuestro Perfumista al observar nuestras vidas? ¿Estamos tolerando las moscas en vez de chafarlas? ¿Están desagradando y entristeciendo a nuestro Señor con su mal olor? ¿Cómo podremos saberlo?

Éste versículo nos ofrece una prueba “rasca y huele” que nos permitirá descubrir lo que el Señor huele en el perfume de nuestras vidas. El reto que se nos presenta es que averigüemos qué impresión estamos causando fuera de nuestro grupo de amigos que nos conocen bien y nos aman. Por ejemplo:

¿Cómo te tratan los niños que te rodean?
¿Cuál es tu relación con la gente mayor en tu entorno?
¿Se te conoce como una persona sabia e íntegra?

Nuestras vidas deben  desprender un olor grato a Dios, pero ello implica que debemos trabajar para mantener alejadas las moscas. Escucha Su Palabra cada día y busca Su ayuda constantemente. ¡Él es nuestro mejor aliado y amigo!


Haga clic aquí para ver el artículo original en inglés.
Click here to view the original article in English.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s