El Señor es la Fortaleza de Mi Vida

Escrito por Garrett | Come Awake Writing Team
Traducido por BENJAMÍN D. KNOTT

¿Te has preguntado alguna vez qué es lo que tenían en común todos los héroes de la fe? ¿Qué fue lo que les distinguía a aquellos hombres y mujeres retratados en la Biblia? ¿Hubo algún ingrediente secreto que les impulsaba a llevar vidas de grandeza espiritual?

Una respuesta obvia sería la fe. No puedes agradar a Dios sin fe (Hebreos 11:6).

Pero otro ingrediente clave (que Dios me ha ayudado a reconocer y apreciar mejor últimamente) es la confianza.

Confianza: 1.f. Esperanza firme que se tiene de alguien o algo. (RAE)

Piensa en David corriendo hacia Goliat, honda en mano (1 Samuel 17:48). Ester, desafiando al malvado Amán delante del rey (Ester 7:3-6). Sadrac, Mesac y Abed-nego, contemplando las llamas rugientes del horno y aun así negándose a sucumbir a las exigencias impías del rey (Daniel 3:16-18).

¿Estarían nerviosos? Quizá, pero su confianza firme en Dios les ayudó a superar sus miedos y permitió su audaz dedicación al plan de Dios para sus vidas. Eran personas corrientes con gran fe y gran confianza – una combinación poderosa.

El Señor es mi luz y mi salvación; ¿a quién temeré? El Señor es la fortaleza de mi vida; ¿de quién tendré temor? Aunque un ejército acampe contra mí, no temerá mi corazón; aunque en mi contra se levante guerra, a pesar de ello, estaré confiadoSalmo 27:1 y 3 LBLA

Moisés, Gedeón, Ester, Nehemías, Pedro, Pablo, y la lista sigue – todas eran personas imperfectas, igual que tú y yo, que tenían el coraje de poner su fe en acción, sin importar el precio. No solamente tenían fe, sino que por fe se atrevieron a realizar grandes cosas. Su confianza en el Señor permitió que Él obrase por medio de ellas en maneras asombrosas. No dejaron que les atara el temor ni la timidez.

El Señor será tu confianza, y guardará tu pie de ser apresadoProverbios 3:26 LBLA

Debemos preguntarnos: ¿estamos confiados en el Señor y en sus promesas? David lo estaba. Ester lo estaba. Ruego a Dios que nosotros también lo estemos. Espero que no se nos recuerde un día como gente educada que se ocupaba tímidamente de sus cosas, quedándose al margen. Cuánto mejor seguir los ejemplos de los grandes hombres y mujeres que nos precedieron, y

AUDAZMENTE, DIARIAMENTE
Y CONFIADAMENTE 
VIVIR NUESTRA FE.

Si Dios mismo está con nosotros, ¿de qué tenemos miedo?

Decimos confiadamente: “El Señor es el que me ayuda; no temeré. ¿Que podrá hacerme el hombre?” | Hebreos 13:6 LBLA


Haga clic aquí para ver el artículo original en inglés.
Click here to view the original article in English.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s