Lágrimas del Corazon

Escrito por Priyanka | Come Awake Writing Team
Traducido por BENJAMÍN D. KNOTT

Nunca olvidaré aquella noche de rodillas en el suelo de mi habitación. Todo estaba oscuro. Las persianas estaban cerradas, ocultando la gran ventana que dominaba la pared principal de mi cuarto, una habitación que se asemejaba a una gran caja.

ESTABA VIVIENDO MI SUEÑO.

¡Por fin era una chica “neoyorkina!” Pero ahí estaba, de rodillas, a la deriva en el decimocuarto piso de un edificio donde se encontraba mi vivienda universitaria. Las lágrimas rodaban por mis mejillas mientras clamaba al único que estaba escuchando.

Pasaron varios meses, y me volví a encontrar en la misma situación, pero esta vez en los suburbios de Houston. De rodillas, en el suelo, cerca de mi cama, en una habitación que albergaba muchos años de recuerdos. Una habitación que había sido mi refugio desde mis años de adolescente. Con el rostro en el suelo, aún fluían las lágrimas. Tantas noches, iguales a esta. Solos, El y yo.

Pasaron años y ahí estaba otra vez, de rodillas en un cuarto oscuro… solo que ahora en India. Durante unos meses experimenté más soledad que la que jamás había pasado. Tanta soledad que creció mi intimidad con Aquel que fue el único que nunca me abandonó.

Repasando los últimos años de mi vida, me pregunto: ¿qué es lo que ha caracterizado mi estancia en la tierra? Tendría que ser las incontables noches clamando a Dios en humildad y quebrantamiento, disfrutando de Él, en el secreto de su presencia.

Los problemas y el orgullo surgen cuando comienzo a vivir como si fuera opcional pasar este tiempo real e intenso con El. Bueno, quizá sea opcional, pero es la mejor opción – y sinceramente, debería ser mi única opción.

¿ME CONFORMO CON UN TIEMPO DEVOCIONAL “PERFECTO” CON ÉL, CUANDO LO QUE MI CORAZON NECESITA DESESPERADAMENTE ES DESHACERSE EN SU PRESENCIA?
¿ESTOY INTENTANDO DESCIFRAR SITUACIONES ENREDADAS, ROTAS, QUE APESTAN A PECADO, POR MIS PROPIOS MEDIOS EN VEZ DE SUPLICARLE A DIOS HUMILDEMENTE QUE SU SALVACION SEA ACEPTADA POR CORAZONES IGNORANTES?
¿ACASO PIENSO QUE LAS LÁGRIMAS DE MI CORAZON NO SON DIGNAS DE SER DERRAMADAS A SUS PIES, SINO REPRIMIDAS Y OCULTAS?

¡Qué gran alivio saber que Él está cerca de nosotros en nuestro quebrantamiento! Se deleita al ver un espíritu contrito. Es bueno que admitamos que somos culpables de intentar dirigir nuestras propias vidas. Él lo aprueba. Lo desea.

Los sacrificios de Dios son el espíritu contrito; al corazón contrito y humillado, oh Dios, no despreciarás.Salmo 51:17 (LBLA)


Haga clic aquí para ver el artículo original en inglés.
Click here to view the original article in English.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s