Estórbanos Señor

Escrito por Garrett | Come Awake Writing Team
Traducido por Emily R. Knott

Tendríais que ver mi mesa de trabajo. Es patéticamente espartana – casi totalmente privada de adornos. Unos fajos de papel por un lado. Una taza de té agridulce junto a mis dos pantallas de ordenador. Un bolígrafo. Mi teléfono móvil. Llaves. Un par de barritas energéticas. Una cajita semivacía de Tic Tac. Eso es todo, prácticamente. (Si se te ocurre alguna súper idea de decoración para espacios de trabajo, dispárame un email.)

A mi izquierda, sujeto con dos chinchetas a la pared de mi cubículo, hay un solo folio blanco impreso con las palabras de una oración de 439 años de antigüedad. Esa oración fue escrita por Sir Francis Drake – un hombre que, junto a una tripulación de más de 100 valientes, logró circunnavegar el planeta (aunque tardaron más de 1000 días en hacerlo).

Se cuenta que Drake compuso esta oración en 1577, justo antes de embarcar en su histórico viaje de casi 58,000 km.

Estórbanos, Señor,
Si estamos demasiado pagados de nosotros mismos,
Si nuestros sueños se han cumplido
Porque eran demasiado reducidos,
Y si arribamos ilesos
Por navegar ceñidos a la costa.

Estórbanos, Señor,
Si, hartos de abundancia,
Hemos perdido la sed por el agua de vida;
Si, enamorados de esta vida,
Hemos dejado de soñar con la eternidad;
Y si, inmersos en la construcción de una tierra nueva,
Se nos apaga la visión de cielos nuevos.

Estórbanos, Señor,
Para arriesgarnos con más arrojo,
Para zarpar hacia mares embravecidos,
Donde las tempestades demuestran tu señorío;
Y, perdiendo de vista la orilla,
Encontremos las estrellas.
Ensancha los horizontes de nuestras esperanzas, te pedimos,
Y ensancha el futuro
Con vigor, coraje, esperanza y amor.

Esto lo pedimos en el nombre de nuestro Capitán:
Jesucristo.

Si eso no es digno de exponer en un cubículo de oficina, buscadme algo que lo sea. Esta es una oración cargada de afirmaciones provocadoras. Quizá de todas, ésta sea  la que más:

“Estórbanos…si hemos perdido la sed por el agua de vida;
si, enamorados de esta vida, hemos dejado de soñar con la eternidad.”

Francis Drake no era un hombre perfecto. Una búsqueda en Google rápidamente desvela sus muchos hechos controvertidos. Y sin embargo, incluso más de 400 años después, esta hermosa oración sigue conmoviéndonos.

Hoy, en nuestras vidas cristianas, no vivamos tan cautivados por las cosas temporales de este mundo que nos perdamos las de arriba (Colosenses 3:2). Como oró Francis Drake, no nos enamoremos de los placeres pasajeros de esta vida, sino aferrémonos a nuestro Primer Amor, nuestro Capitán: el Señor Jesús.

Mantengamos la mirada fija hacia el cielo,
no hacia la tierra.

Durante esos momentos de oración y adoración, quizá perdamos de vista la orilla.

Pero encontraremos las estrellas.


Haga clic aquí para ver el artículo original en inglés.
Click here to view the original article in English.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s