¡Abróchense los cinturones!

ESCRITO POR Garrett Haley | Come Awake Writing Team
TRADUCIDO POR BENJAMIN KNOTT

Ráfagas brillantes de luz iluminaban la oscuridad de la noche mientras nuestro avión rodaba lentamente hacia su posición en la pista de despegue.

“Vamos a intentar salir de aquí entre un relámpago y otro” anunció el piloto.

“Estupendo,” pensé, “esto va a ser interesante.”

Varias tormentas intensas habían convergido sobre el área metropolitana de Dallas esa tarde. En consecuencia, se habían cancelado todos los vuelos desde Dallas Love Field, el segundo aeropuerto de la ciudad. Mientras durara el mal tiempo, nos informó el personal de aeropuerto, sería demasiado arriesgado intentar operar vuelos.
Aparentemente nuestro piloto aventurero tenía otras ideas.

Un trueno estallo sobre nuestras cabezas, y nos preparamos para lo que sabíamos que venía:

T U R B U L E N C I A

¡Y no fuimos decepcionados! Casi tan pronto como nuestro avión despegó del suelo, empezó la odisea. Nos parecía que estábamos siendo golpeados y lanzados violentamente en varias direcciones por el aire – no precisamente la mejor sensación. Con cada nuevo bache o caída repentina, mis compañeros de viaje se estremecían y se aferraban a sus asientos, algunas veces soltando palabras selectas que expresaban su disgusto. En el fondo sabía que estábamos a salvo, pero no obstante, fue una experiencia horripilante.  Me sentí invadido por el alivio cuando mas tarde esa noche finalmente aterrizamos en nuestro destino.

De alguna manera, ese tormentoso vuelo es una metáfora de nuestras vidas ¿verdad? Solía pensar que la vida era un viaje cómodo, agradable desde nacer hasta morir, pero recientemente, Dios me ha estado enseñando que no es el caso. El nuestro es un mundo caído, afectado por el pecado. Ocurren cosas malas. Y a veces nos encontramos en situaciones muy duras.

Varias veces a lo largo de la Biblia, Dios nos aconseja que, bueno,

NOS ABROCHEMOS EL CINTURÓN.

Sed de espíritu sobrio, estad alerta. Vuestro adversario, el diablo, anda al acecho como león rugiente, buscando a quien devorar. Pero resistidle firmes en la fe, sabiendo que las mismas experiencias de sufrimiento se van cumpliendo en vuestros hermanos en todo el mundo. 1 Pedro 5:8-9 LBLA

En otras palabras: prepárate. Hay mucho peligro ahí fuera. Si creías que ibas a pasar por la vida sin recibir ningún golpe ni herida, puede que debas pensar otra vez.

MAS PRONTO Ó MAS TARDE,
LLEGARA LA TURBULENCIA.

Por supuesto, eso no quiere decir que tengamos que ser tristes y pesimistas, ni estar en un estado permanente de pánico y miedo. Pero, al menos, seamos honestos y reconozcamos que, en esta vida, las dificultades y los peligros son parte del trato. Vendrán dudas que desafiarán nuestra fe. Amistades se derrumbarán. Las crisis de salud nos afectarán. Todos en algunas ocasiones seremos criticados, engañados, desafiados, sacudidos y heridos.

Pero también puedo prometerte esto: aún cuando las turbulencias y las tormentas de la vida te estén sacudiendo, nuestro Padre celestial todavía está en absoluto control, y Él sabe lo que hace. Tiene un propósito en todo lo que está permitiendo en tu vida, y te sacará al final sano y salvo. No será rápido, ni tampoco fácil, pero Él te sustentará.

SÍ, LA TURBULENCIA LLEGARÁ.
PERO NUESTRO PILOTO ESTÁ EN CONTROL.

Y después de que hayáis sufrido un poco de tiempo, el Dios de toda gracia, que os llamó a su gloria eterna en Cristo, El mismo os perfeccionará, afirmará, fortalecerá y establecerá. | 1 Pedro 5:10


Haga clic aquí para ver el artículo original en inglés.
Click here to view the original article in English.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s